Amor Exigente Uruguay
Tu amor sin exigencia me humilla. Tu exigencia sin amor me rebela. Tu amor exigente me engrandece.

Codependencia

Codependencia

(Fragmento de texto trabajado en los grupos)

Toda dependencia química tiene su fuente inspiradora en la familia, en el medio social inmediato y/o mediato. En esa familia, en la cual uno de sus miembros “se desvía” y “se dedica” a las drogas, siempre hay uno o varios modelos de dependiente, aún cuando ninguno de ellos haya incursionado en el terreno ilegal. (Eduardo Kalina, Psiquiatra Psicoterapeuta).

Se observa que es común el uso de drogas catalogadas como lícitas, y por lo tanto, socialmente aceptadas – alcohol, tabaco, medicamentos – en la rutina de nuestras familias, que inconscientemente niegan que pueda llegar al uso abusivo, y que la calidad de vida de los individuos que hacen parte de ella, como la relación de estos entre sí, pueda, en un futuro, comprometerse.

La revelación de la toxicomanía molesta porque, desde que ningún incidente venga a perjudicar el mito de la armonía familiar, la droga puede ser un beneficio para todos: para el joven, que realiza el apogeo del placer narcisista, y para los padres, que de cierta forma camuflan sus conflictos. (Hangel Sternshus, 1983).

La familia sufre frente a la revelación de la toxicomanía y en la mayoría de las veces se siente culpable. Los padres se culpan uno al otro, o bien culpan a los amigos. No logran comprender que el uso de drogas es un síntoma de que algo no va bien en la vida de la persona, o aún dentro de la familia. Que puede haber una falta de comunicación, de dialogo entre los miembros de la familia, una crisis en la relación de la pareja, o entre padres e hijos, o tantas otras situaciones y/o dificultades.

En algunos casos la familia se comporta como víctima, los padres se sienten como si hubieran sido traicionados por el hijo, buscando la respuesta al problema fuera del núcleo familiar.

Se sienten frustrados, con sentimiento de culpa, impotentes para actuar, no saben como buscar ayuda para sí y para el individuo y muchas veces ignoran los recursos existentes para eso.

Desean encontrar una cura mágica para el “problema del individuo”, que lo saque de las drogas y elimine la tensión familiar.

Se sabe que la toxicomanía no se instala de repente, que no existe una cura mágica, que no solamente el individuo necesita recibir asistencia (tratamiento), sino toda la familia, ya que todo el grupo familiar se encuentra incluido en el complejo problema de la dependencia química dado que la familia es el contexto más próximo del individuo, estando, por lo tanto este trastorno apenas “localizado” en el (paciente identificado).

Definiciones de CODEPENDENCIA

Origen: Palabra surgida en Minessota, E.E.U.U, en 1979 en el Centro de Estudios de la Dependencia Química y de los programas de los 12 Pasos. Si es una enfermedad o no, no importa. Lo cierto es que se trata de un problema progresivo, capaz de enfermar a la persona y éstas mantener enfermas las personas con las cuales conviven.

Definiciones:

  • Johnson Institute of Minneapolis, 1987 – “Un conjunto de comportamientos compulsivos e inadaptables adquiridos por los miembros de una familia que pasa por estrés y grandes dolores emocionales. Comportamientos pasados de generación en generación, esté presente o no el alcoholismo”.
  • Earnie Larsen – pionero en recuperación de Minnesota, define Co-dependencia como “aquellos comportamientos derrotistas adquiridos, o defectos de carácter, que dan como resultado una capacidad reducida de iniciar o participar en relacionamientos amorosos”. Robert Subby: “Una condición emocional, psicológica y comportamental que se desarrolla como resultado de la practica y de la exposición prolongada del individuo a reglas opresivas, que impiden la expresión abierta de los sentimientos y la discusión directa de problemas personales e inter-personales”.
  • Robert Subby y John Friel en su libro Co-Dependency, an Emerging Issue: “Originalmente, el termino fue usado para describir personas cuyas vidas fueran afectadas por la relación con un dependiente químico. El co-dependiente; hijo, padre, esposo/a de un dependiente químico, era visto como alguien que desarrollaría un patrón enfermizo de lidiar con la vida, en una reacción al abuso del alcohol o drogas practicado por otra persona”.
  • Carlos Barcelos: “Es la necesidad imperiosa en controlar cosas, personas, circunstancias, comportamientos, en la expectativa de controlar sus propias emociones”. Minirth y Meier: “Es la ilusión de tratar de controlar los sentimientos interiores, a través del control de las personas, cosas o hechos fuera de nosotros”.

Co-dependiente

Melody Beatie en su libro Codependencia, Nunca Mas, describe al codependiente como“una persona que dejó que el comportamiento de alguien lo afectara a sí mismo, y tiene obsesión por controlar el comportamiento de otras personas (…). Persona que no se hace cargo de sí misma, a pesar de que no tenga hoy, ni jamás haya tenido, relación con un alcohólico o toxicómano”.

Como y porque se instala

Las investigaciones indicaron que personas que convivían con dependientes, aún no siendo dependientes del alcohol u otras drogas, presentaban una condición física, mental, emocional y espiritual similar al dependiente.

Se observó que personas que se relacionaban con individuos compulsivos, ya sea en el juego, en el sexo, en la comida, etc., desarrollaban patrones de comportamientos semejantes a los que se relacionaban con dependientes químicos y sus familias también tenían algo en común. Tenían reglas silenciosas y veladas que: “Prohibían la discusión directa y objetiva de los problemas que sucedían en la familia, y acababan por establecer el ritmo de los relacionamientos”.

Con el paso del tiempo, la definición de Codependencia se extendió. El codependiente se puede estar dejando influenciar por el comportamiento, no solo de un dependiente químico, sino de cualquier otra persona, un deficiente mental, por ejemplo, sea este un niño o un adulto, y sea él, un pariente próximo, un compañero de trabajo o un amigo.

Ser vulnerable y dejarse influenciar por el comportamiento del otro, no significa ser malo o defectuoso, sin duda ese comportamiento de ser co-dependiente fue aprendido, asimilado a lo largo de la vida, en la infancia o más tarde.

Consecuencias en el individuo

  • Desajuste individual y social
  • Distorsión de la percepción de la realidad.

Riesgos que ofrece

Al tratar de resolver con recursos propios sus desequilibrios emocionales, por falta de conocimiento, las personas muchas veces se adaptan al desequilibrio.

Puede llevar a la dependencia química.