Amor Exigente Uruguay
Tu amor sin exigencia me humilla. Tu exigencia sin amor me rebela. Tu amor exigente me engrandece.

Un familiar usa drogas?

Que hacer al enterarse que un ¿FAMILIAR ABUSA DE DROGAS?

No dramatice el hecho: Sea realista y objetivo, informe y converse con su pareja.­

Compruebe: Observe minuciosamente los comportamientos de su hijo y sus amistades­

No culpe: Ni a sí mismo, ni a la pareja, ni a nadie. Lamentos, auto piedad, recriminaciones, agresividad y violencia, solo empeoran el cuadro e impiden la acción correcta. Es una enfermedad social y epidémica. No existe vacuna. Usted no ofreció drogas a su hijo.

No estigmatice: No trate a su hijo de; drogado, marginal, delincuente, oveja negra, vergüenza familiar; esto lo empujará más rápido a la drogadicción­

Busque ayuda inmediata: Procure el apoyo de un grupo de ayuda mutua para familiares, como Amor-Exigente, busque orientación técnica CALIFICADA EN DROGADICCION.

Converse con él: Calmada y francamente, colóquense con voluntad para hablar la verdad; luego de varias charlas, podrá confiar en usted y contarle su verdad.

Venza sus preconceptos: Nada de secreto, coloque a familiares y amigos cercanos a la par del problema, solicite ayuda procurando la forma de cooperar y comportarse adecuadamente. Esto es; no siendo cómplices, dificultando la provisión de drogas e imponiendo límites favorables.

Apoye a su hijo: Tenga humildad, él no es el único enfermo de la familia. Todos tienen que unirse y participar del programa terapéutico. No le ofrezca solo médicos y tratamientos.

Muéstrele que sus mejores amigos, siempre estuvieron en casa. Amigos, No cómplices!

De amor responsable: Entendimiento, atención, diálogo, comprensión, orientación, disciplina y espiritualidad, dentro de los tradicionales valores de Moralidad y Ética, son las mejores armas para combatir la drogadicción. Úselas!! Sea modelo!

NO OLVIDE ESTAS VERDADES SOBRE DROGADICCION

Es una enfermedad primaria, progresiva, de pronóstico incierto, con características epidémicas, que ataca al individuo causándole daños mentales (psíquicos), espirituales, físicos y sociales

Es una enfermedad que compromete las dimensiones bio-psico-socio-espirituales del individuo.

No es un flagelo contra el cuál la humanidad nada puede hacer.

Es una epidemia que se propaga de persona a persona por comportamientos imitados.

Puede y debe ser controlada y erradicada por la familia, la escuela, la sociedad y las autoridades.

El dependiente de drogas, al principio, busca solo placer.

Después, busca en las drogas, sólo el alivio del sufrimiento que le causan:

La falta de droga

La incapacidad para soportar su autodestrucción a “cara limpia”: Usa, para escapar de la ansiedad y la angustia de la frustración.

La vacuna contra ella, es amarse a sí mismo, sentirse feliz y vivir con calidad de vida. Sentirse PERTENECIDO, VALORIZADO, AMADO Y AUTONOMO, Ser capaz de ESCOGER y de decir NO a la masificación, al consumismo, a la corrupción de los buenos valores humanos.