Amor Exigente Uruguay
Tu amor sin exigencia me humilla. Tu exigencia sin amor me rebela. Tu amor exigente me engrandece.

Espiritualidad Febrero 2018

Moderno y Eficiente.

 

La renombrada científica llegó a la escuela en el municipio. Su llegada atrajo a periodistas, políticos y padres curiosos. La Dra. Brown, con maestrías y doctorados, el dominio de varios idiomas, dio una charla para quinto grado. Su objetivo era mostrar lo que era la tecnología más moderna y eficiente del mundo. Para satisfacer la curiosidad, la clase fue transmitida por videoconferencia a la plaza del pueblo. Ella habló sobre los últimos inventos tecnológicos y cautivó a los niños con los dispositivos que habían traído en una gran maleta.                    Concluyó diciendo que cada estudiante debía traer el día siguiente, un texto que describe lo más moderno y eficiente que hubiera en su propia casa. El mejor relato ganaría un importante apoyo financiero.

Al otro día, había más gente en la calle preguntándose quién sería premiado. La Dra. Brown después de leer los textos, emocionada, ha anunciado el ganador.

Era un niño de diez años que escribió: La señora pidió que escribiera acerca de lo que eran las cosas más modernas y eficientes en mí casa.  Bueno, yo vivo muy lejos de la escuela. Hay que levantarse temprano porque vengo a pie. Mi madre me ofreció una taza de café con leche caliente. Ella es muy rápida para encender la estufa de leña.

Electrodomésticos que la señora cito en la charla, no tenemos ninguno en casa. No tenemos electricidad. Mi madre ilumina toda la casa con una lámpara que funciona con queroseno. Creo que ella es también es una científica, como la señora. La poca ropa que tenemos se lava en el río, con agua jabonosa. Cuando regreso de la escuela, el almuerzo está listo. Mamá y yo cuidamos de la plantación de alrededor de la casa: frijoles y verduras. La comida siempre es deliciosa, incluso con algunos huevos, porque tenemos gallinas. Y un huerto, que visitamos todos los días. Me gustó la máquina que filtra el agua, que mostró la señora. En casa, mamá también nos da buena agua. Hierve suficiente agua del río, deja enfriar y pone en frascos esterilizados.  La señora debería conocer a mi madre. Ella es linda. Su mayor sueño es aprender a leer. Las cuentas, ella las hace muy bien. Hasta me ayuda en la tarea.    Por la noche, ella cuenta historias de un hombre llamado Jesús y hacemos oración antes de dormir. A veces oigo a mis compañeros hablar sobre lo que pasó en la televisión. Esos días, quisiera tener uno en mi casa, pero luego se me pasan las ganas. Porque soy muy feliz ayudando a mi madre, hablando con ella, siendo amado por ella. Ahí tengo la certeza de que en casa no falta nada. Recuerdo el ultra potente exprimidor de frutas que la señora mostró. Me pareció interesante. Pero en casa, comemos la fruta natural todos los días.

Bueno, creo que mi escritura no es realmente lo que la señora pidió. Escribí porque mi madre me enseñó a cumplir con todo lo que me es solicitado. Le agradezco su visita a mi escuela y la oportunidad de conocer la segunda mujer más importante en el mundo. La primera, sin duda, es mi madre. Termine mi redacción seguro de que lo más moderno y eficiente en mi casa es mi Mama.

Finalizada la lectura, la Dra. Brown concluyó Descubrí hoy en esta ciudad del interior, una lección que ninguna universidad del mundo me pudo enseñar. Me preocupaba mucho en tener, en inventar, en llamar la atención. Deje de ver lo que realmente vale la pena en esta vida: la extraordinaria tarea de ser madre. El gran tesoro de amor.

Febrero 2018