Amor Exigente Uruguay

Principio Octubre 2018

10º Principio: Cooperación.

 

Transcripción del decimo principio, según el libro ¿Que es AmorExigente?
de Doña Mara C. de Menezes:

“Mimar y defender a los hijos de cualquier carga, o sea, servirlos siempre, sin darles nunca la oportunidad de servir a los padres, no funciona: la esencia de la familia reposa en la cooperación, no en la convivencia.

Después del análisis minucioso de diez causas que creemos son responsables de muchos de los desvíos que la familia ha enfrentado, ya tenemos algunas respuestas.

Se sabe que los acontecimientos de las últimas décadas minaron la autoridad y las tradiciones de la familia. Sin percibirlo, los padres fueron arrastrados y confundidos por diferentes causas, y no podían imaginar que las exigencias del mundo moderno y sus nuevos valores tuviesen tanta influencia sobre el hijo.

Pensaban que el amor, la atención y los cuidados lo preparaban para la vida. Pero la dedicación amorosa exagerada y la permisividad sin ninguna disciplina no garantizan nada.

Pregúntense: ¿Qué es cooperación?

 Cooperación es la unión de personas en torno de un trabajo para bien de todos.

Acuérdense: hace algún tiempo, los jóvenes eran criados para que respetaran a todos (abuelos, padres, profesores). Tenían placer en servir o trabajar por ellos o con ellos. Lentamente, sin embargo, las cosas fueron cambiando… Los padres ponían empleados para hacer el servicio o ellos mismos lo hacían todo, dejando al hijo libre para estudiar y ser un niño. Se olvidaron de que el trabajo valoriza a la persona, ayuda al joven a crecer y a prepararse para la vida.

El experto, el vivo, el mejor, era el que sacaba ventajas y se aprovechaba de todos. Las palabras “honor” y “dignidad” quedaron fuera de moda.

El Amor-Exigente cree que el trabajo es el instrumento de unión y de valorización de cada miembro de la familia o de la comunidad. Los padres deben despertar en los hijos la responsabilidad por cada persona de su grupo familiar o social.

Los hijos deben tener tareas en sus hogares

 Es preciso instalar en la familia el primero y principal núcleo de formación del individuo socialmente responsable: una verdadera comunidad, donde se respeta y se es respetado.

Los hijos sólo tendrán derecho de reivindicar alguna cosa cuando, con una postura madura y seria, se vuelvan miembros cooperadores y organizadores del grupo familiar. Facilitando la cooperación, los padres dan oportunidad a los hijos de cambiar de rumbo, de que se valoren y de que los valoren a ellos también.”

Octubre 2018